Vídeos médicos

Loading...

miércoles, 22 de abril de 2009

Pericarditis


El pericardio es una membrana delgada de dos capas en forma de saco que envuelve el corazón. La capa externa del pericardio rodea el nacimiento de los principales vasos sanguíneos del corazón. Está unida a la columna vertebral, al diafragma y a otras partes del cuerpo por medio de ligamentos. La capa interna del pericardio está unida al músculo cardíaco. Una capa de líquido separa las dos capas de la membrana, permitiendo que el corazón se mueva al latir, a la vez que permanece unido al cuerpo.
La pericarditis es una inflamación del pericardio. Cuando se produce una pericarditis, aumenta la cantidad de líquido entre las dos capas del pericardio. Este aumento de líquido presiona sobre el corazón y restringe la acción de bombeo.

Esta enfermedad se produce sobre todo en hombres entre 20 y 50 años de edad y aunque se desconoce la causa que lo provoca se sospechan algunos factores que conllevan a su riesgo:

- Una infeccion virica.

- Un ataque cardiaco

- El uso de ciertos tipos de medicamentos para debilitar el sistema inmunitario.

- La radioterapia empleada para algunos tipos de cáncer

- Pacientes que sufren de artritis reumatoide, lupus, insuficiencia renal, leucemia, infección por VIH o sida.

El síntoma principal de la pericarditis es un dolor agudo y punzante en el centro o el lado izquierdo del pecho que puede prolongarse por la parte del cuello y hombro izquierdo que se acentúa al respirar profundamente o cuando uno está tumbado calmandose un poco al sentarse o inclinarse hacia delante.

La pericarditis también puede provocar otros síntomas como fiebre, tos, dolor al tragar, dificultad al respirar y hay que saber que una pericarditis la mayoría de las veces viene precedida de un catarro.

La pericarditis se trata con analgésicos y antiinflamatorios. Si la pericarditis es causada por una infección, se recetarán antibióticos.
Si el aumento de líquido en el pericardio restringe la acción de bombeo del corazón, puede ser necesario realizar una pericardiocentesis para extraer el líquido excedente.
En casos excepcionales, puede ser necesaria una intervención quirúrgica.
Si uno ha sufrido de pericarditis aguda, es decir, si la infección se produjo recientemente, típicamente tardará de 1 a 3 semanas en restablecerse. La pericarditis crónica puede durar varios meses.

No hay comentarios: